lunes, 2 de noviembre de 2009

La noche perfecta


La penumbra se escondía en cada rincón de la habitación, aguardando su momento. Los rayos moribundos de luz apenas acertaban a iluminar las sábanas retorcidas y, con suerte, algún vestigio de nuestros cuerpos. Nuestras ropas, como animales perezosos, dormitaban sobre las losas de mármol, acurrucadas unas sobre otras buscando el calor que les faltaba.


Yo, para no ser menos, intentaba también quedarme dormida… pero no era capaz. Tal vez fuera porque tus ojos fijos en mi rostro me quemaban sobre mis párpados y me hacían imposible descansar, como si algo parecido al pudor me asaltara en ése punto exacto de la medianoche. Por lo que comencé a enlentecer y profundizar mi respiración, haciendo ver que el sueño me invadía.


Entonces noté un leve roce. Empezaste a recorrer mi rostro con las yemas de tus dedos, de una forma suave y parsimoniosa, casi con reverencia. Lentamente me sobrevolabas con tus manos, aprendiéndote paso a paso las curvas de mi rostro, de la misma forma en que los ciegos aprender a ver a través de su eterna oscuridad.


Después me besaste, pero no como de costumbre; más bien fue una cosquilla furtiva, parecido al roce de las alas de un pájaro sobre mis labios, que como el resto de mí, se encontraban cada vez más lejos del sueño con cada caricia tuya.


Pero tú no lo sabías… y decidiste bajar tus defensas, mostrarte tal como eras, en el preciso momento en que pensabas que no podía observarte. Sin tu escudo particular –que no es tan distinto del que todos llevamos- parecías vulnerable, indefenso, y yo apenas te conocía.


Entonces comencé a parpadear, a revolverme mientras bostezaba, fingiendo despertar… y mediante alguna especie de alquimia grotesca, volviste, en unos segundos, a ser el de siempre; áquel del que yo creía saber tanto.


Me complace haber descubierto ésa faceta de ti, aunque fuera de forma tan breve, pues me ayudó a comprender muchas cosas que sucedieron semanas después; y sobre todo, a comprenderte a ti y los motivos por los que las hacías. Pero también me alegro de que no fueras así todo el tiempo que estuvimos juntos.


Porque entonces, seguramente me hubiera costado mucho más separarme de ti y continuar con mi vida.

13 comentarios:

Rembrandt dijo...

La pena, la tristeza que provoca una separación, es inversamente proporcional a la alegría de sabernos amados.
Será por eso que la angustia es tan grande cuando el amor se termina y comenzamos a quedarnos solos, será por eso que cuesta tanto comenzar otra vez ...

Excelente relato Illystil, me gustó mucho.

Besos
REM

Rembrandt dijo...

Anoche me olvidé mencionarte que no se actualizó tu nueva entrada en mi blog, quizás a otros de tus seguidores les esté pasando lo mismo.

Besos desde el Sur y que estés bien amiga.

REM

Edu dijo...

La noche perfecta no acaba nunca, como una de esas de Joaquin Sabina. Y si valio, como reflexion del corazon, ella, quedo en nosotros.
Un Saludo

RR dijo...

CORAZÓN....

Como siempre exquisita, elegante, tu prosa es de estas prosas con un ritmo claro y la exposición de los hecho invita a seguir leyendo, más , más y más ...que quiero más....

Hoy te voy a definir como MUJER MUY SENSUAL, MUY SENSUAL, DELICADA Y SUTIL....

Y aunque breve, fue intenso y tu lo has guardado en tualma y corazón, como no me cabe ninguna duda, SU MEJOR RECUERDO...pero que pena, las máscaras protectoras, que pena...

En algo te doy la razón, mejor que fuera el breve vuelo de un pájaro, xq así te ha resultado más fácil todo...

Pero a pesar de ello, se nota que le quisiste y que su pequeño recuerdo sigue algo vivo en tu corazón...

Me parece que ya has hecho lectura positiva y te has quedado con el instante cojonudo....

GUAPA, GUAPA, MÁS QUE GUAPA, QUE SEPAS QUE TE QUIERO MAS QUE UN AMIAJILLA....

Besos de atardecer

KUBAN dijo...

Transportas, seduces con tu prosa bien extructurada. Te garadezco nuevamente tu viaje por mi blog. Un fuerte abrazo.

Juls dijo...

Sí, yo coincido con Rembrand...tampoco me ha salido tu última actualización..esto lo dificulta todo!!!!!!!!!!!!!y respecto al post...tampoco creo que seamos de una forma o de otra, somos todas nuestras formas de comportarnos. y sí, a veces es mycho mejor no saber ciertas cosas, el recuerdo es una losa demasiado pesada...

me encantó..y espero que sea loq ue sea que fuera, estés bien :)

un besito

HADALUNA dijo...

Perdón por no haber pasado antes pero he estado fuera unos días.
Prometo ponerme enseguida al corriente.
Esta entrada genial como siempre.

Besitos dulces.

Calvarian dijo...

Supongo que nunca se conoce del todo. Siempre hay sorpresas. En este caso, si sirvió para continuar...bienvenido sea. Bésix sombríos

P.d. Sorry del todo por la tardanza. He tenido algunos fallos de actualización con bloguer. No sé si este fue uno de ellos...Sorry otra vez jiji

RR dijo...

CORAZÓN....PASATE POR MI BLOG....TIENES MUCHOS REGALOS...TE QUIERO NENITA MUCHAS MIAJILLAS GRANDECILLAS

Rembrandt dijo...

Hola como estás amiga?

Agradezco tu visita del otro día y tus cálidas palabras de siempre, pero se extraña un nuevo post tuyo, espero no demores demasiado xq me encanta leerte.

Besos desde la otra orilla.
REM

SoniCamalea dijo...

la noche perfecta deberia ser un a historia magica e interminable... buena compañia, un silencio comodo... tu y quien desees tener a tu lado.
besitos

RR dijo...

http://atrapa-cocu.blogspot.com/
pasate mi cielo , tienes un regalo

Rembrandt dijo...

Amiga mía, se te extraña.

Te dejo mis deseos de una hermosa Navidad junto a tus seres queridos y que Jesús colme tu corazon de Paz y Felicidad.

Besos para tí