sábado, 26 de septiembre de 2009

En el andén

Siempre me han fascinado las estaciones de tren, quizá por el halo que en ellas se respira de prisas y bullicio.


Porque se trata de un ajetreo emocionado, nervioso, con un deje de ilusión, muy distinto del acostumbrado en tu lugar de trabajo o en una calle cualquiera. El que sientes cuando te marchas de viaje a algún lugar desconocido, o te mudas a otra ciudad a comenzar una nueva vida; en cada partícula de la atmósfera de una estación se respira el aroma de la transición. Una instantánea de ese momento que se escurre silencioso entre una etapa de tu vida y la siguiente, mientras sientes en la boca del estómago el temor a lo desconocido bailando con la esperanza.


Es así como me siento en estos momentos, aunque no esté de viaje ni tenga planes inmediatos de irme de mi ciudad. Sin embargo, puedo notar como todo se mueve y gira a mi alrededor. Algo en mi interior cambia a tal velocidad que lo único que puedo hacer es sentarme, mareada, mientras me detengo a cuestionar qué ocurre.


En ocasiones me invade la melancolía, dejo que me rodee por completo. Pero no se trata de un sentimiento dañino; más bien parece acariciar mi alma con las puntas de los dedos, suavecito, para que no se asuste y salga huyendo. Me reconforta y me hace soñar con días de otoño en los que la luz del sol, filtrándose a través de una multitud de nubes, le da al mundo el aspecto de una enorme bola de cristal nevado desde donde somos observados sin saberlo. Justo ése tipo de días en los que piensas que no sucederá nada interesante cuando, de pronto, ocurre lo inesperado.


En cambio, otras veces me da la impresión de sentirme más viva de lo que nunca he podido imaginar. Entonces necesito que la noche me cuente esos secretos que nunca me atreví a preguntarle. Necesito bailar con los ojos cerrados, hablar con desconocidos, perder la cabeza. Es tanta la emoción que almaceno sin darme cuenta, tantas las ganas que tengo de la vida, que siento como si lucharan por salir de mí en forma de vibraciones en la punta de los dedos. Como cuando llega el tren a tu andén, y sientes que por fin te marchas a ése lugar desconocido. Y el temor y la esperanza vuelven a bailar su danza interminable.


Entre tanto, mi vida comienza a asemejarse más que nunca a todo lo que he deseado. Y yo misma me parezco más a mí de lo que puedo recordar cuando miro atrás en el tiempo. Ya no me inquieta dejar de ser lo que todos esperan que sea, la preocupación sobre complacer a los demás quedó felizmente atrás; tal vez se la llevara un tren de mercancías…


Hoy sólo quiero sentarme en un día nublado y sentir esta deliciosa sensación de cambio cerniéndose sobre mí. Y deleitarme ante la velocidad de los nuevos acontecimientos en mi vida. Pensar que un día no muy lejano, de pronto, ya no me sentiré tan perdida; y que no importa cual sea el camino por el que ahora mismo viajo, pues me lleva a un lugar del que posiblemente no quiera marcharme jamás.

18 comentarios:

Calvarian dijo...

Desde luego espero que aciertes y te encuentres del todo. Lo del tren...a veces no es tan sencillo...los miedos atenazan...subirse cuesta. Pero desde luego que sepas que quieres ser tu misma sin presiones...ya es bueno. Bésix

HADALUNA dijo...

Si sientes que todo gira a tu alrededor es porque nuevas cosas van a entrar en tu vida.

Besitos de fin de semana.

KUBAN dijo...

La vida en si misma es como un viaje en tren y mientras no llegues al final del trayecto permítete soñar como lo haces. Un abrazo y ha sido un gusto llegar hasta aquí. Volveré.

Juls dijo...

cuando los jóvenes miran atrás y se lamentan de haber dejado de hacer las niñerias que hacían antes, y se sienten muy en el fondo tristes por lo que han perdido, yo me asombro y no comprendo cómo es posible que no sean eormemente felices por estar cada día más cerca de la felicidad unica que sólo da el autoconocimiento y la vida forjada con paciencia, esfuerzo y errores por uno mismo.

me alegra ver que siempre pasa eso y que tb tú has llegado a ese punto.

me das mucha envidia :)

un besito muy grande!!!!!!!

pd: me encanta cómo lo explicas todo, siempre clara y directa, pero tan poética ^^

muacs!

galicia maravillas dijo...

hermoso lugar, el mundo :) allá donde vayamos! o simplemente, mirar alrededor...
besos :)
PD: estaba un poco agobiada por todo lo que tengo que hacer y porque se me escapa el tiempo de las manos, pero al leerte, y escuchar la música y el vídeo, me he acordado de eso, la belleza del mundo (...gracias:)

Rosa Roja dijo...

Pedirte perdon por no haberte escrito antes, no he estado....en cuanto tenga un mini ratito sera para ti....y me encantaria hablar contigo

Rosa Roja dijo...

A ver CORAZÓN...entre tú y vagamundo, me estais metiendo a empujones en la facultad de filología por aquello de los comentarios de textos....jjjjjjjjjjj
Vaya dos....

CIELO, nunca antes creo que me he sentido tan identificada con una entrada tuya...parecía según iba leyendo que la había escrito yo, bueno jjjj con peor estilo, pero el sentimiento en el que tu y yo nos encontarmos junto con las sensaciones son las MISMAS ¿sorprendida?...

El andén, cuanto dice un andén de una vida, cuantos trenes parten y se dejan partir, cuantas maletas perdidas, cuantas miradas compartidas en el andén de la estación....

CORAZÓN...estoy llorando...me has hecho llorar jodía....tenemos que hablar....

Merienda.....merienda ...merienda....cuando cómo dónde??? pero jjjjj pagas tú bonitaaaaaaa...

Besos muy muy cómplices y muy sentidos....

Gracias por valorar la cosa más simple que jamás he hecho...regalar un sello....pero es que si no fueras así yo no estaría a tu lado y desde luego no te querría como te quiero ya....j...r estoy llorando....

Rosa Roja dijo...

JAJAJJAJAJA....te creías que me iba a ir así...jjjjjjjpues te equivocas jjjj soy traviesa y me gusta como a ti VIVIR......VIVIR....SENTIR.....Y TU VIDEO Y SU MÚSICA ME RECUERDAN QUE ESTOY , ESTAMOS VIVAS.......PRECIOSA ELECCIÓN.

Blanca dijo...

Illystil ( que dificil escribir tu nombre) Cuantas frases que son un dulce en la boca,: Ya no me inquieta dejar de ser lo que los demás quieren que sea...bailar con un casi desconocido en medio de una plaza comercial, esa gran sala de espera. cosas que he hecho, frases que he pensado. Es ser libre, y seguir esos caminos...Creo que lo escribiste con todo el corazón, con toda la locura. Felicidades Illy, y gracias por esssta entrada.

Rembrandt dijo...

Ha valido la espera para leer este nuevo post tuyo.

Desde hace un tiempo siento la maravillosa sensación de hacer lo que deseo , sin pedir permisos y sin esperar la " aprobación" de nadie y te puedo decir que estoy felíz y libre como nunca antes.
Comprendo todo lo que te sucede y me alegra mucho por vos, sin duda no tardarás en llegar a ese lugar del que no quieras "marcharte jamás".

Precioso el video y la canción.

Besos amiga.
REM

HADALUNA dijo...

Quería agradecerte el detalle de que te hayas acordado de mí para entregarme el premio del sello.
Ya lo tengo puesto en mi blog 2, el que es de premios,y como ya me lo habían dado antes, añado tu nombre.

Te mando mil besitos nocturnos.

Sergio dijo...

Me alegro que te sientas así. ¿Ves? das pasitos por el camino que has elegido, y la vía invisible por la que transcurre tu vida no tiene los límites de un trazado ferroviario. Puedes atravesar ríos, sin necesidad de puentes y subir montañas sin necesidad de dar vueltas y vueltas a estas, para mitigar la pendiente. No necesitas frenos, ni viajeros, ni estaciones, ni destinos. Es el viaje. Tú eres el viaje. Y eso es lo más importante. Un beso

KUBAN dijo...

Como siempre es un placer pasar por acá. Gracias por venir a mi casa y dejar tu comentario. Un abrazo.

KUBAN dijo...

Gracias por volver a casa y expresar tus palabras, palabras que siempre alientan a seguir. Recibe un fuerte abrazo.

azpeitia dijo...

El mañana siempre el mañana...yo diría que nos espera impaciente para abrirnos los ojos a las realidades que aún no hemos llegado a contemplar....muy bello tu excursus....un beso de azpeitia

Illystil dijo...

Hola Calvarian: desde luego que subirse cuesta y que el miedo atenaza. Pero merece la pena, al menos, intentar llevarlo a cabo. En el andén ya sabes lo que tienes...

Hola Hadaluna: cambios, exactamente. Y no tanto cambios en mi vida como cambios en mi interior; que son incluso más importantes.

Hola Kuban: gracias por tus muchos comentarios :) y bienvenido a mi casa. Tienes mucha razón, en el viaje es más importante el trayecto que el destino... vuelve siempre que quieras.

Hola Juls: jo, gracias por lo que me dices guapi, me has puesto coloraíta ^_^ Y es verdad que en la vida, la experiencia también es un grado, pese a lo que podamos dejar atrás...

Hola Galicia maravillas: bienvenida tú también. Siéntete como en casa. Me alegro de haber animado tu día... no se puede pedir más.

Hola Rosita: fíjate si estaremos conectadas, que precisamente cuando yo escribí esta entrada tú estabas sintiendo algo muy parecido... curioso ¿no? Da casi miedo, jeje. Pero me alegro de que mi escrito te llegara, me alegro de que un día no muy lejano compartamos una merienda y... y me alegro de tenerte ahí, SIEMPRE... ¿que más puedo decir? Ah sí: ¡¡un besazo y a vivir que son dos días (como mucho tres :D)!!

Hola Blanca: precioso tu comentario. Exactamente, es libertad, es locura... son mil emociones más que quizás no tengan ni nombre, pero ¿a quién le importa eso? Lo importante es vivir, vivir pese a quién pese.

Hola Rembrandt: muchas gracias. Sí que es liberador dejar de depender de la opinión ajena, invitar a los cambios a tu vida sin temer lo que puedan traer. Me alegra que tú también lo sepas y lo experimentes en tu día a día.

Hola Sergio: me alegro de que te alegres. Y sí, me siento bien. Y quizás lo mejor de todo sea que no le debo esto a nadie, que ha sido algo que ha sucedido como suceden los acontecimientos si los dejas volar en libertad: de forma natural y a su debido tiempo. No hacen falta lecciones, ni consejos. Sólo saber escuchar tu interior.

Hola azpeitia: si no pensáramos tanto en el mañana y un poquito más en el ahora, seguramente la vida se nos haría más larga, y mucho más placentera.

Un besote a tod@s y un millón de gracias

saroide dijo...

En ocasiones me invade la melancolía, dejo que me rodee por completo.. Increíble sensación, ¿verdad? Me ha encantado tu texto lleno de libertad. Un besote.

maria rosa dijo...

Me has hecho recordar mi infancia.
Me encantaban los trenes, las estaciones y recordar viajes y como no, las paradas en los andenes donde te vendian tortitas (Alcazar de San Juan).
Los trenes se asemejan a nuestras vidas, y los andenes nuestros momentos mas importantes de nuestra vida qye vas recordando y lo vas viendo lejano, muy poco a poco.
Los vagones.... el pasado y el futuro, pero lo que realmente importa es la locomotora que tira hacia adelante estando siempre en el presente.
Me encantó pasar a visitarte, vengo a traves de Rosa Roja, gran amiga y mejor persona.
un abrazo,