domingo, 1 de febrero de 2009

En la Cuerda Floja


Ya queda poco para la primavera, para el renacimiento de la vida. Resulta irónico por tanto que ahora me sienta como una hoja seca en otoño, a merced de los elementos. Y ni siquiera sé si esto el culpa del viento que me balancea, y que cuando se canse de mi, se limitará a depositarme en el lugar más insospechado. O tal vez el culpable sea el frío, que me ha arrojado del árbol al que durante tanto tiempo pertenecí; aunque al ser éste el único que había conocido, ni siquiera sepa si me encontraba a gusto en él…


Lo peor que podemos hacer los seres humanos es dar algo por sentado. Pensar que cualquier cosa en esta vida puede ser segura ¡vaya estupidez! cuando lo único seguro a nuestro alrededor es la incertidumbre, ésa en la que con tanto miedo me sumerjo, aunque una vez la considerara mi amiga… Sí, hubo una época en que no saber en absoluto que sería de mí al cabo de un mes o un año me resultaba extrañamente estimulante, como si todo estuviera aún por escribir, como si a la vuelta de cada esquina pudiera esperarme todo aquello con lo que siempre soñé –y que ni yo misma sabría definir-.


Ahora es el momento, ahora debo recordar lo que el tiempo me enseñó a olvidar.


Ahora, ante mí, un camino desierto… que no lleva a ninguna parte, por lo que me han dicho; o quizás, si me adentro en él, descubra de pronto que lleva a todos los lugares a los que desee ir. También es cierto que no se debe creer todo lo que dicen; y que a veces los caminos menos recorridos suelen ser los más interesantes, a pesar de las raíces sueltas con las que puedes tropezarte y caer. Ahora que lo pienso, ya puestos a sumergirse en mi antigua aliada la incertidumbre, podría hacerlo hasta el fondo, hasta perder pie…


Quizá no tenga ahora menos que antes. A lo mejor tengo incluso más, porque tengo todo lo que podría desear y que antes ni siquiera intentaba conseguir. Puede que tenga más porque tengo menos que perder, menos excusas para buscar mi libertad, dondequiera que ahora mismo se encuentre.


Puede ser que este mes que aún me queda por pasar en la cuerda floja no tenga por qué ser amargo, aún en el peor de los casos; y que si definitivamente caigo de mi árbol, después encuentre otros mejores, más acogedores, y de fruta más dulce … no puedo saberlo, ya que al fin y al cabo sólo conozco éste… puede que lo que más temía sea finalmente lo que me salve, y que esto, en vez del fin, sea la antesala de un nuevo principio, con más colorido y más raíces sueltas.


Después de todo, tal vez no sea tan extraño que esté sintiendo todo esto en primavera.

9 comentarios:

Edu dijo...

Si todo esta en continua transformacion, no existe lo seguro. Siempre sentimos la primavera, porque la llevamos en nuestros genes.
Un Saludo.

El chache dijo...

La primavera esta muy bien y todo eso, pero yo soy alergico al polen, asi que dame un buen invierno.
Un saludete

ordago13 dijo...

a primavera es de lo mejor del año¡¡¡

te invito:
republica libertaria de las tortugas

Sergio dijo...

Que bien escribes, como se nota ese fondo de armario de literatura de calidad. De literatura inglesa del diecinueve. Además me he sentido identificado con lo que dices, porque a mi me pasa lo mismo, pero no confío en las primaveras, ni en los inviernos, ni en los otoños y menos aun en los veranos. Nosotros no somos árboles, no mudamos nuestras hojas dependiendo de la estación, sino de nuestras experiencias. Y a diferencia del árbol podemos ir de un sitio a otro, somos libres, y debemos ser conscientes de ello, somos tan libres que podemos escoger si ver el mundo desde el prisma de la vida, que es el dinamismo, lo cambiante, lo fugaz, o el de la muerte, que es el de la quietud, el de la calma perpetua, el de la aparente seguridad de una charca de agua de lluvia que se pudre o se evapora con el devenir de los días. Has de preferir el mar abierto, el mar de las corrientes y de los peligros, el mar de las tempestades y los naufragios, pero también el mar de los amaneceres y los atardeceres dorados, de las mareas vivas y las mareas muertas. La gran masa de agua salada, llena de vida como instrumento para que naveguemos de un lugar a otro.
No pienses en la primavera, piensa en el bello invierno, piensa en el frío glacial que forma los bellos cristales de nieve y siembra de blancura las altas montañas. La vida está dentro de ti, María, da igual que sea invierno o verano. Mientras vivas, si eres libre, si caminas hacia delante, llevarás la luz a donde vayas, no te harán falta las primaveras, porque habrás aprendido que la vida es el regalo mágico de un instante, donde tú eres la protagonista absoluta.

Un besote :-D

saroide dijo...

Qué bonito tu blog, te invito también a visitar el mío, me encanta conocer gente que ama escribir. ¡Un abrazo! s :)

Illystil dijo...

Hola Edu. Tienes razón, la vida y el mundo están en constante cambio, no hay nada permanentemente estático. Lo malo es que a veces se nos olvida y nos aferramos a una falsa sensación de seguridad.
Hola Chache. Yo tengo amigos alérgicos al polen, y es cierto que lo pasan fatal. De todas formas, parece que el buen tiempo todavía tardará un poquito...
Hola Ordago13. Bienvenido. Comparto tu ilusión por la primavera, aunque quizás me guste aún más el verano. Vuelve cuando quieras.
Hola Sergio. Me ha encantado tu comentario; nunca dudes de tus habilidades literarias. Es cierto que nosotros no dependemos de las estaciones del año, ni somos tan indefensos como hojas ancladas a un árbol, y que tarde o temprano caerán sin poder evitarlo. Simplemente se trataba de una metáfora de las que yo suelo hacer, pero me has hecho ver con claridad cuál es exactamente la diferencia: nosotros tenemos la capacidad de luchar contra los elementos, de modificar nuestro destino siempre que sea posible.Y la mayoría de las veces lo es.
Hola Saroide, gracias por tu comentario y bienvenida. Estás invitada siempre que quieras. Ya me he pasado por tu blog y me ha gustado mucho; tendrás noticias mías.

Un saludo a tod@s y gracias por comentar.

Sergio dijo...

Oye niña ya tengo mi propio blog, esta es mi dirección: http://sgoldenheart.blogspot.com
Al final he sentido el gusanillo!!!, aun es muy básico, pero poco a poco. Un besote :)

El chache dijo...

A ver si lees esto, que es la explicacion de la foto del post. Pues esa foto, cuando yo la publique era una foto de la mascara de hokey de Jason, pero parece que no les ha gustado nada a los señores de la pagina en donde la tome prestada y me la han cambiado por la foto de esos dos señores haciendo el amor tan sanamente.
Bueno, que ya he quitado la foto, a ver si ya no sale mas pornografia en el post, que en este no pega.
Un saludete

Illystil dijo...

Hola Chache, ya leí la explicación que pusiste en el blog. De todas formas no pasa nada, pienso que la mayoría nos imaginamos que no era la foto que querías poner, que estaba ahí por error. Además tienes razón, no pega y menos hablando de Viernes 13 :)

Un saludín